Uncategorized

Perrito abandonado en un puente termina rendido ante el amor de su héroe

Un perrito logró disfrutar de una nueva oportunidad gracias a la amabilidad de un transeúnte, quien se conmovió de su situación y decidió llamar a las autoridades correspondientes para que le brindaran toda la ayuda que necesitaba.

El perrito fue abandonado en un puente de Vietnam, su anterior dueño lo ató tan fuerte a la barandilla que no tenía ninguna posibilidad de poder escapar.

El perrito abandonado en un puente logró una segunda oportunidad.

Afortunadamente, el puente está ubicado en una zona bastante transitada y fue visto a tiempo por un hombre que no dudó en pedir ayuda para lograr cambiar el infortunio en el que se encontraba el peludito.

Cuando el grupo de rescate llegó al lugar, era evidente la tristeza que sumergía a nuestro amigo canino, estaba cabizbajo y sin energía de luchar por su vida.

La mirada del perrito solo trasmitía tristeza y desolación.

Sin duda, su anterior dueño lo había dejado en un lugar lejos de casa, así que estaba solo y completamente desorientado.

Aunque se desconoce cuánto tiempo estuvo atado en el puente, tolerando el fuerte sol y sin agua ni comida, su aspecto indicaba que en algún momento fue un perrito de hogar.

Fue amarrado con una manguera que improvisaron como correa.

Para este dulce perrito fue un cambio muy drástico pasar de tenerlo todo, a no tener nada, emocionalmente estaba muy afectado, por lo que los rescatistas tuvieron que implementar varias estrategias para ganarse su confianza.

Además, su cuello estaba rodeado por una manguera que la persona que lo abandonó improvisó como correa, la presión lo estaba lastimando, por lo que era necesario liberarlo lo antes posible.

Uno de los rescatistas logró ganarse su confianza, lo liberó y lo alimentó.

El perrito estaba sumergido en el dolor no solo físico sino emocional por todo lo que estaba atravesando, así que los rescatistas poco a poco trabajaron para ganarse su confianza.

Uno de ellos se acercó lentamente comenzó a consolarlo, aunque al principio estaba un poco esquivo, terminó cediendo ante las caricias de su rescatista.

Después de unos minutos terminó cediendo ante los cuidados de su rescatista.

Una vez que el perrito fue liberado de la barandilla, el rescatista logró calmarlo y consiguió darle algunas golosinas.

El vínculo entre el rescatista y el perrito se había formado, por lo que al poco tiempo el hombre le dio agua y comida para que ganara algo de fuerza. La tristeza que embargaba el perrito lentamente estaba desapareciendo, ahora estaba en buenas manos y él lo sabía.

Le encanta recibir masajes y correr por los campos verdes del refugio.

Fue trasladado a las instalaciones del refugio, al llegar le realizaron todos los exámenes correspondientes, por suerte, no tenía grandes lesiones, solo la herida de su cuello pero recibió todo el tratamiento que necesitaba y en cuestión de días estaba completamente sano.

Esta adorable bola de pelos se adaptó rápidamente a su nuevo hogar por lo que dejó florecer su verdadera personalidad.

Un emotivo rescate que nos recuerda que ayudar a los peluditos más vulnerables es posible desde el amor y respeto que sentimos por ellos.

Entre campos verdes y en compañía de otros amiguitos de cuatro patitas, pasa sus días disfrutando de esta nueva y mejor oportunidad que la vida le ha dado.

Su cambio físico y emocional es notable, ahora solo le queda vivir rodeado de amor y disfrutando de su nueva vida.

Una nueva oportunidad donde amar es su única opción.

Nada justifica el abandono de un animalito, por favor, pide ayuda antes de actuar de una manera tan determinante que solo causará daños muchas veces irreversibles a los peluditos. Recordemos que ellos son seres vivos, y al alguien que una persona, tienen sentimientos.

Sigamos apostando por un mundo libre del maltrato animal y apoyemos a todas esas pequeñas y grandes organizaciones que velan por el bienestar animal.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button