Uncategorized

Rabito, el perrito rescatado que pasó a convertirse en el «busetero» más consentido

Rabito es el nombre de nuestro adorable protagonista, un perrito que desde que llegó a la terminal de pasajeros en Baños, en Tungurahua, ubicado en la zona andina de Ecuador conquistó tanto a niños como adultos.

Mientras que en el terminal se escucha a todo pulmón “a Quito, Quito, Guayaquil”, esta adorable bola de pelos alegra a los usuarios que llegan a la oficina donde él pasa la mayor parte del tiempo.

Con camiseta blanca y una corbata amarilla, este dulce perrito viste uniforme al igual que el resto de los integrantes de la Cooperativa de Transporte y Turismo Baños.

Desde hace dos la institución le abrió las puertas luego de ser rescatado en el sector Papallacta. Jhon Campaña, presidente de la cooperativa comentó al respecto:

“La unidad sufrió un desperfecto mecánico en ese sector. El perrito pasó los dos días con la tripulación en la unidad, comió y durmió allí. Preguntaron por un posible dueño pero como no hubo respuesta, la tripulación lo llevó a Baños y desde ese tiempo lo adoptamos”

Al momento de su rescate el perrito estaba sucio, deshidratado y bajo de peso, por fortuna, no tenía mayores complicaciones de salud lo que hizo que su recuperación fuera mucho más rápido.

Desde el día uno de su rescate, a Rabito le sobraron ángeles terrenales que estaban dispuestos a mejorar su calidad de vida, una de esas personas fue el conductor Jimmy Campaña, quien lo acogió en su casa y lo hizo un miembro más de la familia.

Rabito tiene entre 6 y 8 añitos, es un perrito afortunado que encuentra personas maravillosas en cualquier lugar que visita.

Suele estar en las oficinas de la Cooperativa de Transporte la mayor parte del tiempo, ahí es el verdadero consentido, llega para alegrarles el día, y por supuesto para recibir muchos mimos y croquetas, a veces lo puedes encontrar en la boletería o en la sala de espera, donde es recibe borbotones de tiernas caricias por parte de los usuarios.

Con el tiempo, esta adorable bola de pelos ha ganado mayor popularidad, lo que hace que sus días cada vez sean más agitados, sus horas transcurren tomándose fotos con los empleados o los usuarios, por lo general, usa unas gafas que se han convertido en parte de su oufitt.

También viaja en las unidades de la cooperativa, aunque no suele ser con frecuencia, es una actividad que hace con toda emoción. Sus agitados movimientos de cola son la mejor señal que disfruta el viaje.

La historia de Rabito ha creado gran impacto en los principales representantes de la Cooperativa de Transporte, han decidido flexibilizar las reglas por lo que ahora permiten el transporte de animalitos en las unidades.

Están trabajando arduamente para que el resto de las empresas se sumen y modifiquen su reglamento. Jhon Campaña comentó:

“Inclusive, la misma agencia de tránsito nos ha llamado para crear una reglamentación y estamos trabajando en eso, para que el resto de las empresas repliquen y haya un reglamento para el transporte de perritos”.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button