Animales

Perrita que no puede caminar y paloma que no puede volar se dan apoyo

Unidos hasta el final. Animalitos comparten sus días de una forma especial.

Una adorable perrita y una dulce palomita vienen cautivando el corazón de cientos de usuarios. Desde que los pusieron juntos en una camita se hicieron inseparables y su amistad se ha viralizado en las redes sociales.

Lundy es un cachorrita chihuahua de dos meses que lucha diariamente por recuperar el movimiento de sus patitas debido a un problema en su columna. La misma situación la padece Hernán, una traviesa paloma que no puede volar.

Historia viral de mascotas

Ambos animalitos se conocieron hace un mes en la Fundación MIA, un centro de rescate animal, ubicado en Nueva York, Estados Unidos.

Hernán fue el primero en llegar al refugio hace dos años. Fue encontrado herido en un concesionario de autos donde presentaba serias lesiones en sus alas, lo que terminó por postrarlo para siempre, sin poder volar.

Por su parte, Lundy llegó hace un mes al albergue y desde el primer día tuvo la más acogedora bienvenida por parte del plumífero anfitrión. La fundadora del recinto, Sue Rogers, se encontraba haciéndole un chequeo de rutina al chihuahua, mientras eso ocurría, se percató de la curiosa reacción de ambos animalitos al estar juntos.

Unirse a nuestro grupo

”Puse a Hernán en una cama para perros y comencé a cuidar a Lundy. Posteriormente, decidí poner cuidadosamente a Lundy en la misma cama para perros, a su lado. Comenzaron a interactuar inmediatamente de una manera muy linda” relató la fundadora del centro.

¿Cómo se encuentran los animales en la actualidad?

La vida no ha sido fácil tanto para Lundy como para Hernán. El objetivo de Rogers era mejorar la movilidad del perrito con la ayuda de un carrito para posteriormente encontrarle una familia adoptiva.

El respeto que se tienen ambos animalitos es admirable. Desde el primer encuentro la paloma no lo picoteó y el chihuahua hizo lo mismo al no morderlo. Ese momento quedo registrado en una foto y grabado en la memoria de la mujer. Ahora los inseparables amigos comparten todo juntos, desde la comida, la cama, la cita con el doctor y sus horas de juego.

Gracias a la oportuna ayuda del refugio, estos animalitos tal vez no tuvieron un triste desenlace por sus discapacidades. Hace poco se supo de una triste noticia para Lundy, una radiografia confirmó los temores del los veterinarios. No habrá cirugía que pueda hacer caminar de nuevo al perrito, sin embargo, confían en que la enfermedad no avance y pueda seguir compartiendo y jugando con su amigo plumífero.

Luego de ese episodio Sue optó por dejar al pequeño peludito en el refugio, sin pensar que aquella decisión favorecería el bienestar físico y anímico de Lundy posteriormente.

El noble corazón de Sue hizo posible que estas mascotas tengan una razón de vivir más allá de sus adversidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button