Sin Harina

Sharlotka (torta de manzanas, integral)

Una sola cosa te quiero decir: Sharlotka.

Qué lindo que suena el ruso, cómo me gusta. Parece que el pueblo de mi abuelo polaco queda hoy, en realidad, en Bielorrusia. Yo quiero creer que sí, que entonces soy un poco de allá. Como esta torta que casi me hizo llorar de emoción cuando la saqué del horno.

La Sharlotka rusa parece un homenaje manzanístico a la tortilla de papas. Consiste en una verdadera montaña de manzanas verdes, trozadas, aglomeradas con la ayuda de un mínimo de ingredientes. El toque de canela es fundamental, y el resto es historia. Digo, es historia, porque ya nos la comimos entera.

La sharlotka queda crocante y acaramelada por arriba, mientras que adentro esconde un colchón así de alto de manzanas tiernas y suavecitas. Tengo la sospecha de que esta torta, borracha, sería un arma mortal. ¿Quizás con pasas al whisky? Hay que probar. Con un copete de helado de crema, creo que te vas directo al paraíso: ése, el de Adán y Eva, el de la manzanita.

Ingredientes

(receta adaptada de Smitten Kitchen – Deb Perelman, o más precisamente, de su suegra rusa).

  • cinco manzanas verdes
  • tres huevos
  • una taza de harina integral (de arroz queda excelente y así la obtenés sin gluten)
  • media taza de azúcar mascabo o el endulzante que prefieras; jarabe de maple, néctar de agave. Si usan stevia sale bien, tienen que incorporar a gusto y probando un poco la mezcla cruda.
  • una cucharada de extracto de vainilla
  • canela a gusto
  • una pizca de sal

Procedimiento

Precalentar el horno a 180°.

Unirse a nuestro grupo

Pelar las manzanas y trozarlas sin demasiado cuidado: está bueno que haya pedacitos más grandes (quizás del tamaño de un dado, o un poco más) y otros más pequeñitos que se deshagan. Espolvorear con canela.

Enmantecar o aceitar una tartera (es buena idea inclusive usar papel manteca, esto tiende a pegarse) y volcar las manzanas trozadas ahí. Acomodarlas para que queden lo más parejas posibles, sin sobresalir demasiado por encima del nivel de la tartera.

Aparte, batir bien (batir mucho) tres huevos con el azúcar (la miel, o lo que elijas), el extracto de vainilla y la pizca de sal. Hasta que empalidezca y quede bien espumoso. Agregar la taza de harina con cuchara o espátula, sin batir más.

Volcar esta mezcla sobre las manzanas y mover un poco el molde buscando que entre bien por todas las ranuras entre la fruta. Terminar con un poquito más de azúcar o miel por arriba.

Hornear alrededor de una hora, o hasta que un palillo salga limpio al probar.

Tibia es muy rica, fría también. Si hay ganas de desbarrancar, servir con helado de crema; pero con un poco de yogur natural es una maravilla, y además podés decir: sharlotka con shogur.

Back to top button